La afección cardíaca de Iris, de ocho años, amenaza su sueño de convertirse en bailarina profesional.