Tras un largo e injustificado encierro, Joe Doucett es puesto en libertad. Ahora su única misión es cazar y castigar a sus captores.