En 1990 en Nueva York, un taxista le cuenta a su pasajero, un periodista deportivo, la historia de su vida. Se revela como Nat “Sweetwater” Clifton, uno de los primeros afroamericanos en jugar en la NBA.